Búsqueda personalizada

martes, 16 de diciembre de 2008

Contrastes

Estamos en un país de contrastes, por un lado la pobreza deprimente y por el otro a algunos de los personajes más ricos del mundo, y ¿qué hacemos los de en medio? Muchos no hacen nada, algunos ayudamos a los necesitados y todos nos hacemos a un lado para dejar campo abierto a los ricos, que deprimente.
Estamos en un país de indiferencia, de conformismo; la mayoría somos indiferentes ante las necesidades de muchos, pero no por desidia, sino por no tener lo suficiente para ayudar a todos, ¡son muchos los pobres! y por lo mismo nos conformamos con seguir viviendo al día, (los que podemos) alejándonos de pobres y ricos por igual. Ya sabemos que la gran mayoría de ricos no hacen nada por los pobres, salvo hundirlos más, algunos harán algo muy de vez en cuando, pero eso no soluciona nada.
Muchos niños pobres, muchos niños con educación y alimentación insuficientes, muchos niños mal vestidos viviendo en lugares miserables, acumulando tristezas, frustraciones y rencores, ¿qué hacer?
Se acerca la navidad, época de dar. Si, unos dan lástima, otros damos pena y algunos dan limosna, ya no tengo adjetivos para expresar lo que me viene a la mente. Me tocó ver -una vez más- la pobreza de los niños en una especie de orfanatorio-internado, buscando llevarles algunos obsequios, dulces, comida y ropa...no alcanzó para todos (160) con lo poco que llevamos nosotros (35); tuvimos que rifar los obsequios y aún así, todos nos dieron las gracias y hasta porras nos echaron, yo no sabía si reír o llorar.
¿Y nuestros dirigentes? Extendiendo la mano para embolsarse un aguinaldo con cifras de 6 dígitos, mientras esos niños, anoche, extediendo la suya para recibir una bolsa plástica con un aguinaldo conformado por algunos dulces, que a buen cálculo, de apenas 2 dígitos. Si, muchos contrastes, contrastes que permitimos nosotros al ser observadores pasivos, y no por desidia, repito, sino por no tener los medios para levantar la voz y hacer una denuncia que realmente haga mella en la mayoría de las conciencias.
¿Qué nos queda? Seguir observando, seguir frustrándonos, seguir con la farsa, porque desgraciadamente, cuando alguien llega a la posición de poder, se olvida de sus causas, de sus frustraciones, y de sus buenas intenciones y se inscribe en la carrera loca por enriquecerse, lo demás ya no le importa, así son todos.
Yo me quedo en mi trinchera, sigo haciendo lo que considero correcto, no quiero poder, no quiero ser señalado ni corromperme, valoro lo que tengo y lo comparto hasta donde puedo, así soy feliz...aunque de vez en vez se me haga un nudo en la garganta...

lunes, 8 de diciembre de 2008

Silencio


Estamos tan acostumbrados al ruido de la vida cotidiana que nos olvidamos del silencio. El silencio es fuente de inspiración para muchos y de reflexión para otros, el silencio para mi es bello. Y es bello porque lo disfruto, disfruto no escuchar nada, sólo el simple zumbido del silencio y es hermoso.
Siento que nos hace falta dejarnos llevar de vez en vez por el silencio, meditar profundamente de lo que queremos y cual será nuestro próximo paso, y para eso necesitamos estar a solas y en silencio.

El silencio ha estado cerca mío muchas veces y me ha ayudado bastante a conocerme, me ha dejado claro mi insignificancia y mi grandeza, mis debilidades y mis fortalezas, me ha enseñado a valorarme y a menospreciarme, me ha puesto en mi justo sitio y me siento bien por ello.
A veces me ha dado temor el silencio, temor a que no siga ya más nada y a perderme en el sinsentido, pero luego me reconforta cuando me recuerda que mi vida, con todas las vicisitudes, ha sido buena.
Le debo al silencio mis mejores ideas y mis más profundos momentos, le debo al silencio mis pequeñas travesuras y ha sido cómplice en mis correrías, el silencio me ha acompañado casi siempre y casi siempre le estoy agradecido.
Necesito mi silencio, creo que todos necesitamos de un momento de silencio, ese silencio que calma las más fuertes tormentas del alma y que nos da la sabiduría para enfrentar la vida. No quiero morir entre el ruido ensordecedor de la vida actual, no quiero morir rodeado de una babel de sonidos, espero muy fervientemente morir en una gran quietud y envuelto en un hermoso silencio.

martes, 18 de noviembre de 2008

Suerte


Todos, en algún momento, pensamos que la suerte o la fortuna es como un ente interdimensional que nos sonríe o nos da la espalda, decimos que tenemos buena suerte cuando nos sucede algo que nos agrada y que no esperábamos, como cuando encontramos dinero en la calle o cuando nos dan un trabajo bien pagado, por el contrario decimos que tenemos mala suerte cuando nosotros perdemos el dinero en la calle o cuando nos despiden de la chamba. Otras veces decimos que alguien nació con estrella y otros estrellados. Creo que pensamos así por esa tendencia que tiene el ser humano a dejarle las riendas del "destino" a fuerzas "superiores" o "cósmicas" que rijan nuestras vidas, pero desmembremos el asunto: La posibilidad de ganar un volado o la lotería se basa en las probabilidades según el número de opciones, esto es una ley y no es muy difícil saber que chance tenemos de ganarnos algo. Digamos, en un volado (para no hacer tantos números), opciones: 2, posibilidades de ganar: 50%, así de fácil. Pero creemos que si no ganamos, no es que hayamos elegido mal, sino que tenemos "mala suerte".
Por otro lado, encontrar algo y perder algo, no es buena ni mala suerte, sólo es coincidencia y descuido, si todos cuidáramos bien nuestras cosas, nunca las perderíamos y por ende nadie encontraría nada, no tenemos mala suerte: somos descuidados y no tenemos buena suerte: fue casualidad encontrar algo tirado.
Y en todas las demás situaciones, sólo es actitud: si haces las cosas bien, te va bien; si eres tenaz y trabajador se te abren las puertas y las oportunidades; por el contrario, si eres desidioso y flojo pues nunca tendrás lo que deseas. Es actitud positiva o negativa la que nos facilita o nos dificulta las cosas.
De todas maneras, yo sigo jugando los pronósticos deportivos, a ver si algún día "le atino".

Saludos.

viernes, 31 de octubre de 2008

Mario Beneditti


El siguiente texto es de Mario Benedetti, poeta Uruguayo, y me lo envió una persona que es de las más importantes que he conocido, una persona que con sus consejos, su sensibilidad y su sencillez dio un vuelco interesante a mi vida y cuya presencia estará conmigo siempre.
Norma, gracias por existir.


"La gente que me gusta"


"Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para sumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de si, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.
Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto. Me gusta la gente que posee sentido de la justicia. A éstos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada. Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera. Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.
Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente para no volver a cometerlos. La gente que lucha contra adversidades. Me gusta la gente que busca soluciones.
Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por el estereotipo social ni como lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen. Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.
La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, la humildad, el arrepentimiento y el amor por los demás y propio, son cosas fundamentales para llamarse GENTE.
Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mi, me doy por bien retribuido.

GRACIAS POR SER DE ESA GENTE".

No cabe duda que compartimos muchas cosas.

Saludos

martes, 21 de octubre de 2008

Tiempo


Einstein decía que el tiempo es relativo, y que se podía afectar con la gravedad, que de acuerdo a la velocidad del desplazamiento de los cuerpos se podría adelantar o atrasar el tiempo, no sé...me enredo un mucho. Otros dicen que el tiempo no existe, que si la tierra no girara sobre su eje no habría día ni noche y por lo tanto sería imposible medir el tiempo, pero trascurrimos ¿no? Entonces hablar de tiempo es hablar de algo que no afecta a todos por igual, el tiempo es diferente para un perro, para un elefante y para un humano; nuestra vida se mide en años, que es una relación del tiempo transcurrido desde que nacemos hasta que morimos, pero no es igual: unos viven más otros menos, el tiempo de vida de cada quien es único, bueno, eso creo.
Lo que quería decir es que: ¡cómo pasa el tiempo! Caray parece que fue ayer cuando sucedían tantas cosas buenas, y ahora los días trascurren de prisa, de prisa, se va un día y otro también, se pasan rápido las semanas, los meses y los años. ¿Cuánto hemos avanzado en estos años?, es más, ¿hemos avanzado?, vamos ganando años y sería interesante sentarse un momento a reflexionar a dónde hemos llegado, ¿soy lo que quería ser? Me han servido estos años para darme cuenta que la vida es cada vez más breve, siento que, en lo particular, sí he avanzado; tengo más conocimiento, más visión, madurez; de repente me siento más capaz de muchas cosas, siento que tengo experiencia, que ya tengo un buen camino recorrido y que no me arrepiento de las decisiones que he tomado, he aguantado el dolor y he disfrutado la alegría, he vivido mi tiempo.
No puedo decir lo mismo de muchos que me rodean, se han pasado su vida estancados en una época, que si bien fue agradable, ya pasó; me entristece un poco ver a personas que compartieron algunos años conmigo rezagarse, esperando no sé bien qué de la vida, de su misma vida; creo que tenemos mucho por lo cual crecer, no sólo madurar, saber para qué estamos aquí. Yo lo sé en mi vida, sé para qué estoy aquí y me gusta, descubro nuevas cosas cada día, pero dentro de mí y eso me gusta mucho, quisiera que muchas personas que estimo, sintieran ese cosquilleo de sentirse vivos sabiendo el porqué de su existencia. Somos seres de poder... Se los aseguro.
Saludos

martes, 14 de octubre de 2008

Los 7 pecados


Casi nadie recuerda bien cuales son los 7 pecados capitales (según la Biblia), bueno pues aquí están:
1.- Soberbia: "Consiste en una alta estima de sí mismo
, o amor propio indebido, que busca la atención y el honor y se pone uno en antagonismo con Dios". Y digo yo: ¿quién no ha sido soberbio alguna vez en su vida? yo creo que en más de una ocasión sentimos que no nos merece ni el suelo que pisamos, pero bueno, habrá quien lo niegue.
2.- Avaricia: "Inclinación o deseo desordenado de placeres o de posesiones". Que no me venga alguien que no sueña con ganarse el melate.
3.- Lujuria: "El deseo desordenado por el placer sexual". ¿Desordenado?, habría que desmenuzar el significado de "desordenado", la mayoría de los hombres que conozco (y algunas mujeres, aunque lo nieguen) adolecen de este pecado.
4.- Ira: "El sentido emocional de desagrado y, generalmente, antagonismo, suscitado por un daño real o aparente. La ira puede llegar a ser pasional cuando las emociones se excitan fuertemente". Aquí si no le voy a creer a nadie de que no a pecado, todos nos enfadamos y llegamos a sentir ira, nadie está exento, nos desesperan varias cosas o personas y pues ni modo.
5.- Gula: "Es el deseo desordenado por el placer conectado con la comida o la bebida". La comida mexicana es la mejor del mundo, ni modo de no ser goloso. Además como dice el dicho: "De que se desperdicie a que me haga daño...".
6.- Envidia: "Rencor o tristeza por la buena fortuna de alguien, junto con el deseo desordenado de poseerla". Me causan risa los que tienen envidia "de la buena".
7.- Pereza: "Falta culpable de esfuerzo físico o espiritual; acedía, ociosidad". Yo todas las mañanas peco de Pereza, pero luego se me quita.
Bueno, pues he llegado a la conclusión que soy todo un pecador, pero es por desordenado y no por mala fe
.

martes, 7 de octubre de 2008

Felicidad


Qué es la felicidad?, Muchos dirán que es la culminación de una vida en la que se ha buscado posición, bienes y un amor verdadero o tal vez un trabajo seguro y tener unos hijos modelo, alguien más podrá decir que la felicidad estriba en realizarse y alcanzar las metas que se propuso.
Cada quién podrá dar su definición, aquí va la mía:
Mi felicidad no es cuánto dinero tengo, ni cuánto he gastado sino lo que me he divertido consiguiéndolo y derrochándolo. Mi felicidad no es el grado de estudios que alcancé ni todos los años que estudié, sino el asombro que me ofreció cada descubrimiento del conocimiento, la calidez de apreciar la historia, las ciencias, las artes y todo lo que me ayudó a obtener un sentido común sólido. Mi felicidad no es cuánto camino y mundo he recorrido, sino el sentirme parte de un todo maravilloso y de ver mi sombra deambular por donde pasaron generaciones y generaciones de personas que pusieron su granito de arena para transformar el mundo. Mi felicidad no es el haber tenido hijos, sino haber tenido el privilegio y la responsabilidad de unas vidas en mis manos, el enseñarles a caminar, con pequeños pasos, por el mundo y sentirme orgulloso del carácter y la templanza que muestran cada día. Mi felicidad no es amar y haber sido amado, sino saber que fui capaz de sentir y hacer sentir esa gran experiencia, causa principal de muchos giros del universo; de entregar incondicionalmente parte del alma y del corazón sin esperar nada a cambio, sólo por el placer de dar. Mi felicidad no me la dio nadie, ni amigos, ni parientes, ni hijos, ni amores; mi felicidad la conseguí siendo parte de este mundo y el conocer a la gente que me rodea, agradecido por lo que aprendí de todas y de cada una de las personas con las que conviví, de encontrar en mi mismo parte de todas ellas y saberme individual. Mi felicidad no es una meta alcanzada, es el placer de sentirme vivo, en mi momento y con mis cosas; en mi lugar y con todo lo que carga mi equipaje: mis vivencias, mis risas, mis lágrimas, mis logros, mis fracasos, mis frustraciones y mis pavoneos, porque soy yo y soy feliz por ello.
Pobres de los que esperan encontrar la felicidad en algo o en alguien...pobres en verdad...

miércoles, 1 de octubre de 2008

Casas grises


Hoy, mientras me dirigía por la mañana al trabajo, contemplaba las casas a ambos lados de la ruta y me asaltó de pronto lo gris del paisaje. Es curioso pero cuando se habla de la "selva de cemento" no se está muy lejos de la realidad; la mayoría de las casas están sin recubrimiento externo, es decir, lucen los bloques de tabicón con que fueron construidas, bloques de color gris monótono que inunda la vista. Pensé en toda la gente que construye sus casas y que las dejan sin recubrir, sin "vestir", tal vez por falta de recursos o tal vez por desidia, sin pensar que el recubrimiento externo es importante en las construcciones por la protección que brindan a los tabiques "desnudos", del sol y de la lluvia.
Independientemente de esto, me parece que la apatía de la gente comienza por lo gris que es su entorno, estamos olvidando la calidez de un "Buenos días" por parte de la vecina que sale temprano a barrer su calle, o los reflejos del sol en las fachadas multicolores de antaño (recuerdo cómo buscábamos el color más adecuado para que nuestra casa luciera bonita), o más aún: las casas adornadas con macetas con distintas plantas y flores e incluso con incrustaciones de azulejo o cantera; ya casi no se ve eso. Hemos cambiado mucho, no sé si por la cantidad de gente, por las aglomeraciones en las ciudades, por el crecimiento desordenado de los asentamientos o por la carrera diaria por la sobrevivencia; lo cierto es que entre más gente está a nuestro alrededor, menos contacto humano tenemos unos con otros y es triste.
Nos estamos convirtiendo en seres grises....como nuestras grises casas.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Maestros reprobados


Carta de Carlos Alazraky a los maestros reprobados:
"Estimados maestros:
Ya estoy empezando a entender el porqué de las cosas que nos están pasando en nuestro querido México. Ahora sí estoy entendiendo el porqué de los atrasos de nuestros niños.
Ya entendí el porqué países más fregados que nosotros están mucho mejor que nosotros en materia educativa. Ya entendí el porqué de tanta delincuencia juvenil. Ya entendí por qué tenemos a tantos salvajes manejando por esta ciudad. Ya entendí el porqué tantos policías corruptos. Entendí por qué tanta drogadicción entre nuestros jóvenes.
Es más, hasta por qué somos tan bultos en las Olimpiadas. ¡Claro!, ahora sí está más claro el porqué de lo mucho que nos está pasando, ¡se lo debemos a ustedes!
¿Cómo es posible que de 71,000 aspirantes a una plaza en el servicio docente, 2 de cada 3 candidatos reprobaran? ¿Cómo es posible que de 53,406 aspirantes que salieron graduados de las escuelas Normales, solamente 3 de cada 10 solicitantes aprobaron su examen para una plaza?
Y para el colmo de los colmos:
¿Cómo es posible que de los 17,648 maestros activos -sin plaza- solamente 7,150 aprobaron? Y que además -como premio- ninguno de los 17,648 maestros activos... ¡Haya perdido su trabajo! Y todavía quieren heredar y vender su plaza, negándole a Recién Egresados y gente capacitada, una oportunidad. Si bien trabajaron por años, también por años se les PAGÓ su salario, la mayoría de las veces INMERECIDAMENTE... son unos desvergonzados. O sea, maestros burros o no, seguirán dándoles clases a nuestros hijos...
Este es el panorama... Maestros reprobados, dándoles clases a nuestros hijos... ¡Que horror!
Y luego nos preguntamos el porqué estamos como estamos... Ahí está la respuesta:
Nuestros niños no están preparados. Nuestros niños entran muy mal preparados a las Secundarias. Todo gracias a ustedes. Pero esto no les importa, ¿verdad? ¡Por supuesto que no!
Es mucho mejor marchar por las calles del País que educarlos bien. Es mejor bloquear carreteras, no permitir que la gente abra sus comercios y ponerse en huelga sin importar el tiempo que los niños se queden sin escuela, que prepararlos mejor.
Tienen razón...
Es mejor bloquear carreteras para exigir un aumento de sueldo que no merecen. Es mejor tener una líder vitalicia que se la pase grillando todos los días, que abrir su sindicato a la democracia. Es mejor que los 2 sindicatos de maestros sigan peleándose entre ellos, que analizar cómo mejorar el nivel de la Educación.
Maestros reprobados:
Tengo pavor por el futuro de México, si es que ustedes van a seguir dando clases. Tengo pavor que un País tan maravilloso como el nuestro, sea desplazado por países más disciplinados y conscientes que nosotros. Tengo pavor que -como en los juegos Olímpicos- México sume fracaso tras fracaso en la competición mundial.
Y todo porque no hay una buena educación. Ni física ni mental. Es aberrante que ustedes, bola de fracasados, pretendan enseñarles a nuestros hijos cómo triunfar.
México no lo merece. Sean conscientes de lo que ustedes significan para nuestros hijos y prepárense mejor.
Con todos los recursos que tenemos, con toda la información de que disponemos, no es normal que hayan reprobado. Pero en fin... No es culpa suya nada más... Es culpa de un sistema que ya se agotó hace 20 años y que el poder no sabe como cambiar. En fin, qué le vamos a hacer... Este es otro triste capítulo de la odiada obra: "Por eso estamos como estamos".
¿Y habrá quien los siga apoyando?"
Saludos

jueves, 11 de septiembre de 2008

Ayer y hoy


Observaba a un grupo de jóvenes y por su actitud me surgieron algunos pensamientos que ya antes habían rondado por mi mente: ¿Qué les pasa a los jóvenes de hoy?, no cuidan su apariencia, ni sus modales, ni su lenguaje, no es que esté en contra de los jóvenes y sus ideologías, para nada, pero si estoy en contra de la libertad irresponsable convertida en libertinaje y en la deformación de las buenas costumbres y del lenguaje. Me sorprende el grado de apatía que muestran hacia casi todo lo que los rodea, la mayoría no tiene interés en la escuela, piensan que la educación y la cultura ya no son tan necesarias, van a la escuela sólo a pasar el tiempo o para complacer a sus padres. Y del lenguaje que utilizan, da vergüenza y pena ajena, no utilizan más allá de 20 palabras y las repiten todo el tiempo, su vocabulario es extremadamente limitado; además su escritura, Dios!!, escriben con una letra horrible (bueno, con todas) y con faltas de ortografía que da miedo, miedo en pensar que son los adultos del mañana.
Y entonces cómo quieren tener oportunidades si no buscan ser más educados y cultos. Aparte de todo eso, están en constante conflicto con sus padres, los culpan de todo, y su mentadita frase de: "Yo no pedí nacer" de veras me enferma que digan eso, como si nos hicieran un favor al estar en este mundo; no, no pidieron nacer, pero deberían estar agradecidos con sus padres y con Dios por la oportunidad de estar en este mundo VIVOS, pero bueno...
Por otro lado la indiferencia que muestran ante todo lo que sucede, como si no les concerniera, se les olvida que en manos de ellos estará el mundo en unos años. ¿Quiénes tienen más culpa?, ¿Ellos o sus padres? Porque también es cuestión de educación familiar, de que los padres no sean rehenes de sus propios hijos, accediendo a sus chantajes y berrinchitos, como si dándoles todo se solucionaran todos sus conflictos, cuando lo único que producen son jóvenes inútiles e indiferentes, en fin: ¿Cuál será la mejor educación? ¿La de ayer, con todo lo estricta que era; o la de hoy, con toda su tecnología y globalización?
Ya veremos
Saludos

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Cambios


Los cambios están presentes en cada momento de nuestra existencia, a veces no nos molestan mucho, otras, nos modifican la vida para siempre....o hasta el próximo cambio.
¿Qué habría que considerar para aceptar los cambios que se nos presentan? Se me ocurre que no es muy sano dejar en manos del "destino" todo lo que nos sucede, pienso que por nuestro libre albedrío podemos modificar muchas de las cosas que nos rodean...pero...
Algunos cambios se nos presentan de forma inesperada, suceden cosas que no creíamos posible que ocurrieran, o nos topamos con personas que no esperábamos. ¿Por qué sucede?
Muchos pensaran que es la mano de Dios y que ya todas nuestras vidas están predispuestas a lo que Él ya decidió, yo no estoy muy convencido. Otras personas dirán que todo ocurre por algo y que debemos estar en nuestro sitio, con las personas adecuadas y en el momento preciso...pero, tampoco me convence mucho, porque en ese caso lo fortuito y la casualidad estarían predispuestas y perderían su esencia ¿no?
¿Y dónde se quedan todos esos pequeños detalles que nos modifican el día? (el semáforo en rojo, la llanta ponchada, la fila en el banco, el apagón, etc., etc.), ¿será todo parte de un plan prediseñado? si así es entonces mi vida no es tan mía como yo creía.
Aparte mencionaré a las personas con las que convivimos; de repente un buen amigo te invita a comer, de repente al jefe se le ocurre una tarea extraordinaria, de repente tu hijo no quiere ir a la escuela, de repente tu pareja amanece de mal humor, de repente el bebé del vecino te ensucia la ropa al saludarte, todo esto también modifica tu plan del día y con él todo tu plan de vida.
¿Somos tan dueños de nuestra vida como creemos? ¿O sólo somos un pequeño engrane que DEBE estar en el sitio adecuado, con otros engranes adecuados y a la hora precisa? y además están las decisiones personales: ¿Llevo mi auto o me voy en taxi?, ¿compro el periódico antes de entrar o a la hora del lunch?, ¿hablo por teléfono a las 10 o a las 12? parece mentira, pero todas esas pequeñas decisiones también influyen en cómo transcurrirá el día; ¿cuántas veces cuando ya estamos acostados por la noche nos acordamos que no hicimos algo importante?, en fin, alguno dirá que así es la vida y tendrá toda la razón pero...¿Así queremos que sea nuestra vida?, no olvidar que, a veces, una pequeña e inofensiva palabra nos puede dejar fuera de un trabajo, o fuera de la escuela, o fuera de una relación que creíamos sólida...ojo con el "Destino".
Saludos.

martes, 26 de agosto de 2008

Mujeres violentadas


Por la mañana escuchaba una noticia que me puso mucho a pensar: El incremento de asalto con violencia contra las mujeres, de hecho 3 mujeres asesinadas cada día.....3 MUJERES ASESINADAS CADA DÍA!!!!!. Y lo peor: Sólo se denuncian el 11% de los asaltos y de éstos se les sigue el proceso al 10% y de éstos sólo se consigna al 5% de los delincuentes, o sea, en números fríos: de cada 2000 asaltos sólo se denuncian 220 (1780 quedan impunes); de los 220, se sigue proceso a 22 (198 que se pierden en el burocratismo y la mala aplicación de las leyes) y de esos 22 Sólo se consigna a ¡1.1 delincuentes!, ¡UNO DE CADA 2000 PISA LA CÁRCEL! Y ese delincuente de seguro estará fuera en 2 o 3 meses....da escalofrío.
Ya no tengo ni idea de en que irá a acabar todo esto, ya no es posible que tengamos ese número de delitos impunes, creo que el gobierno y las 2 cámaras, en lugar de estar peleando por una posición de poder (petróleo = dinero = poder) deberían ponerse a trabajar en serio en arrancar este mal de raíz, en hacer algo para que el sistema de justicia ya no tenga tantas irregularidades: impunidad, corrupción, indiferencia, derechos humanos mal aplicados y un largo etcétera, no me gusta nada el panorama que estamos heredando a nuestros hijos.
En algún lugar leí que si el gobierno y la policía no son capaces de protegernos, vamos a tener que defendernos entre nosotros (civiles) y para eso muchos buscarán armas y entonces crecerá el mercado negro de éstas.
Pagamos impuestos, deberíamos exigir que una buena parte de los ingresos del gobierno fueran para pagar dignamente a una policía en la que podamos confiar, que no tengan que recurrir a la corrupción para sobrevivir, que estén adecuadamente equipados y que tengan una formación realmente acorde a su nivel de protectores de la gente. Sólo así se podrá luchar contra la delincuencia, porque la otra solución es el ejército y francamente los policías sin trabajo....brrrrr!!
Señores legisladores y gobernantes ya hagan algo que valga la pena para poder volver a confiar en ustedes.
Saludos

lunes, 18 de agosto de 2008

Regreso a clases y Olimpiadas


El día de hoy volvieron a clases millones de niños, eso es excelente, como dice la mayoría: "Por fin, ya no los aguantaba en la casa" y sí, con eso de que los niños son la alegría del hogar.... pero también son la "guerra" del hogar, ah como dan lata; pero bueno, son niños.
Lo espeluznante comenzó desde ayer, los centros comerciales estaban a reventar de padres presurosos haciendo compras de útiles de último segundo (que raro, si en este País no se da eso de: "Déjalo, todavía hay tiempo, mañana vamos"), ya me imagino a millones de padres forrando libretas hasta las 2 de la mañana, gracias a Dios no es mi caso.
Y hoy en la mañana.....brrrrr.... tráfico que da miedo, madres corriendo desde tempranito para preparar el desayuno y el "lunch"; después tras el camión. Y afuera de las escuelas, es un espectáculo digno de un hormiguero, pero bueno, a ver si los chavos aprovechan y se educan para la sobrevivencia en un entorno cada día más difícil, (Dios me oiga).
Por otro lado, en las olimpiadas seguimos cosechando fracasos, ayer vi en TV como se esfumaban las medallas para los mexicanos, una tras otra, y hoy desde tempranito: fuera en box. Ya veremos como se portan los que han pasado a semifinales en clavados y canotaje, de nuevo: ojalá.
¿Porque dos tópicos tan disparejos?, fácil, porque los dos nos muestran la idiosincrasia que nos caracteriza a los mexicanos: dejar todo para último minuto y conformarnos con nuestros fracasos. ¿Cuándo tendremos una mentalidad ordenada y ganadora?, no es posible que un País que ocupa el lugar # 14 en territorio a nivel mundial, la economía # 11 y tantas otras estadísticas en las que ocupamos un lugar dentro de los mejores del mundo, no seamos capaces de ser un pueblo ordenado, organizado y con mentalidad ganadora. ¿Qué nos falta?
Siempre andamos a las carreras porque dejamos todo "para mañana", siempre andamos "arrebatándonos" las cosas porque compramos en el último minuto y siempre andamos de prisa, porque nos dormimos "otros cinco minutitos". Y en deporte, ya ni quiero decir nada, me revolotea en la cabeza una frase que dijo Carlos Loret de Mola el día de ayer: "Somos un País grande que en las olimpiadas lleva una medalla de bronce y Georgia, un País en guerra, ya lleva dos de oro......
* (Suspiro) *

martes, 12 de agosto de 2008

"Una tragedia de México y sus familias"


Hoy recibí un correo de mi excelente amiga Citlali, pidiéndome lo incluya en este Blog. Cali, lo hago con muchísimo gusto, vale pues:

"Imagine este escenario por un momento. Piense que usted es la persona que está hablando, póngase en sus zapatos, sólo el tiempo que le tome leer este texto.
- He sido muy afortunado, Dios me dio la oportunidad de tener un hijo, un hermoso niño que sólo pedía una cosa: cariño. Para eso había venido al mundo: para amar y ser amado. Lo acogí en mis brazos y crecimos juntos. Nos complementamos, yo tenía la necesidad de ofrecer ese cariño que él tanto requería. Tuve la oportunidad de darle algo mejor: una familia que vivía en armonía; una mamá, una hermana y un hermano.
Recuerdo el primer día que me dijo "papá" y sentí como el cielo se abría, los pájaros cantaban y el sol iluminó el mundo. De la mano íbamos a su escuela. Los primeros días se le llenaban los ojos de lágrimas, no quería despegarse de mí, pero pronto encontró su mayor interés por el colegio: sus amigos. Además, se divertía jugando fútbol y adoraba la música.
Jamás olvidaré su expresión cuando logró descifrar "m a m á", cuatro letras que comprendían el universo entero. Dios nos colmaba de bendiciones.
Pasaron los años, me sorprendía ver cómo mi pequeño niño se hacía un hombrecito, que maduraba a pasos agigantados, que crecía para ser casi de mi tamaño. Amamos la vida.
Cumplió catorce años, lo celebramos juntos, en familia con algunos amigos. La vida nos sonreía. Pero un día el cielo se nubló, los pájaros enmudecieron y la tragedia invadió nuestros corazones: en el camino por donde pasaba mi hijo, se cruzaron unos hombres desalmados, personas que no podrían ser descritas con un adjetivo porque no los hay para poderlos describir. Me avisaron que mi hijo acababa de ser secuestrado, ¿cómo?..., ¿cómo podía ser aquello?..., iba acompañado por un chofer y también se lo habían llevado. Al parecer, los plagiarios eran o se hacían pasar por policías.
La noticia me dejó pasmado. No tenía idea de cómo actuar. Por fin nos confirmaron el plagio y pidieron rescate. Sí, querían dinero a cambio de mi hijo, ellos decían que esa era "la negociación". También me dijeron que recibiría un presente para que supiera que hablaban en serio. De eso no cabía duda. Al día siguiente, el drama fue mayor, localizaron un cadáver en la cajuela de un coche, era el chofer, amigo de nuestra familia que cumplía responsablemente con su deber y que dejó en duelo a los suyos, ¡¿Por qué sacrificar a un hombre inocente?! (Hasta aquí habla el padre de familia).
Imagine un minuto lo que ese padre y su familia pudieron sentir en aquél momento, pasaron días en total incertidumbre, si saber en dónde estaba su hijo, si comía o tenía frío, si era golpeado o amenazado. Peor aún, no sabían si estaba vivo o no. pero la esperanza nunca muere y ellos esperaron cincuenta días que convertidos en horas podrían traducirse en meses, minutos que se convertían en años y segundos que eran una eternidad sorda.
Aquél padre pidió asesoría; no sabía cómo actuar ante tal situación. En realidad nadie lo sabe, porque en esas circunstancias las posibilidades de actuar son nulas. Buscó por todos los medios la manera de que su hijo volviera, se hincó ante las autoridades, pidió auxilio a la policía, visitó las oficinas de los procuradores y a los altos mandatarios, rogó a Dios mañana y noche, deseó cambiar su vida por la de su pequeño.
Nada, pasaban los días y nada. Sólo prevalecieron la esperanza y el amor, que lo hacían sostenerse en dos piernas. Dinero. ¡Qué poco valor puede tener el dinero si la vida de un ser humano está en juego!
Por supuesto, aquél padre pagó el rescate. Sabía que esas monedas eran tan viles como las de Judas; no tenían valor y menos sentido. Supo que su hijo estaba vivo. Habló con él como prueba de vida y la esperanza volvió a brillar en los corazones de aquella familia. Pero después el silencio enmudeció al mundo. Pasó un día, otro, otro y otro, nada, no hubo llamadas, ni el timbre sonó, ni nadie llegó.
Las suposiciones fueron ilimitadas. Creían que el día estaba cerca, su hijo volvería y gritaría: "papás, acá estoy". Sí, los santos estaban enterados, a todos les habían rezado; sólo esperaban y mantenían la esperanza.
Otra semana y el padre volvía a suplicar al mundo entero que le ayudara, pero el silencio se ahogaba en sí mismo. Esperaría toda una vida si fuera necesario, pero la incertidumbre de no saber en dónde estaba su hijo agujereaba el dolor de aquellos padres. Habían pagado, ¿por qué no se comunicaban con ellos?..., algo raro pasaba, quizá los secuestradores se habían peleado entre ellos, quizá habría pasado otra cosa, quizá y quizá.
Por fin, recibieron una llamada. Quien hablaba no quería entrevistarse con el padre de familia, pero el padre espetó: "dígame, aquí estoy"; creía estar preparado para todo. El comunicante informó que habían encontrado el cuerpo de una persona en la cajuela de un coche y que había que reconocerlo.
No entraré en detalles de aquél hecho de horror, el cuerpo llevaba varias semanas metido en una bolsa de plástico, era irreconocible. Por la dentadura se logró identificar al muchacho de catorce años al que le había sido arrancada la vida, despojada debido a la desgracia que azota a nuestro País. Sí, a un niño inocente que tuvo la mala fortuna de pasar frente a unos sicarios por casualidad.
Póngase usted en los zapatos de aquellos padres, que desean que nadie llegue a sentir lo que ellos pasaron en los últimos cincuenta días. Piense que nadie en este País está exento de que le suceda algo parecido. Este crimen es un atentado contra cada familia de México y cada uno de sus habitantes. La muerte de ese muchacho significa la descomposición social a la que hemos llegado, la lloramos todos los mexicanos que tenemos hijos y los que no los tienen. Todos nos unimos al dolor de aquella familia que también es la nuestra.
México no merece esta realidad ni que la vivan sus próximas generaciones. Es urgente un cambio. La impotencia invade a la sociedad civil. Unámonos para exigir que nuestras autoridades de los tres poderes de la Unión, de los Estados y Municipios trabajen decidida y coordinadamente contra la delincuencia y en favor de la seguridad de las personas, para que en el corto plazo todos los mexicanos podamos vivir tranquilos. Condenamos la impunidad y la violencia. ¡Ya basta!
Alfredo Harp Helú y María Isabel Grañén Porrúa.
Agosto 2008"

Gracias Cali, Saludos

miércoles, 6 de agosto de 2008

Justicia


Ya todos deben estar enterados de la noticia del secuestro y asesinato del joven Martí de 14 escasos años, así como quiénes fueron los autores de tan reprobable acto, así mismo ya deben saber que finalmente sí ejecutaron al mexicano José Medellín en EEUU; no sé porqué pero no me sorprenden ninguna de las dos noticias, parece ser que es una película que ya vi y que se repite una y otra vez: La ineficiencia de las leyes en México y la sangre fría e indiferencia de las leyes en EEUU.
Lo que me hace pensar mucho es en la condición en la que quedan las dos familias que están detrás de estas noticias: ambas con la pérdida de un ser querido, ambas con un dolor (muy a la manera de cada quien, pero dolor al fin) que tardará algunos años en atenuarse, y a todo esto, ¿dónde está la Justicia?
A mi me enseñaron que la Justicia es dar a cada quién lo que se merece. ¿Merecía morir un niño de 14 años por la ambición de unos cuantos?, ¿merecía la familia de este niño el dolor de su pérdida? más aún: ¿merecían saber la forma en que murió (a golpes)? no hay justicia desde donde yo lo veo. Por otro lado ¿merecía ser ejecutado un delincuente después de 15 años de prisión?, ¿merecía su familia perder toda esperanza?, ¿es justo cambiar una vida por otra?
Sé perfectamente que sólo quién padece una situación así siente si la Justicia existe o no, a mí sólo me queda opinar algunas cosas:
- Debemos hacer que la Justicia domine a las leyes y no al revés.
- Debemos procurar que la Justicia sea lo más severa posible contra quienes violan la ley, o sea, que el castigo sea el JUSTO en la medida de la falta.
- Debemos alzar la voz y exigir al Gobierno que se reforme a fondo el Sistema de Readaptación Social, que las cárceles no sean escuelas de delincuencia, que las penas sean severas, que se les fuerce a los reos a trabajar en pro de sus víctimas, que la reincidencia tenga un castigo más severo aún.
- Debemos tener presente que una vida por otra no soluciona nada, sólo crea un sentimiento de venganza y otro de resentimiento.
- Debemos hacer que la impartición de la ley sea rápida y precisa, si no se necesita más que de unos minutos para asesinar que no se necesiten años para sentenciar.
- Debemos exigir a la Comisión de los Derechos Humanos y a los Abogados, que no defiendan a los criminales flagrantes, que utilicen su sentido común, que se metan en los zapatos de las víctimas y que actúen con JUSTICIA.

jueves, 31 de julio de 2008

La nueva crisis del petróleo

video

Me llegó este video el día de hoy y después de haberlo visto me puse a pensar muchas cosas, entre ellas: seguimos siendo el títere pelele de Estados Unidos. ¿Cómo es posible que nos sigan engañando como a niños, las altas esferas del poder en México?.
Debo aclarar que estoy en contra del PRD, no me parece que un partido que tiene tantos conflictos internos quiera resolver todo a "sombrerazos" gritos e insultos, creo que la mayoría de los mexicanos merecemos respeto y no creo que sea muy agradable que estemos dando esa imagen al resto del mundo, estamos por cumplir 200 años de independencia(?), y parece ser que seguimos estancados en querer resolver todo con violencia y gritos. Aún así, sólo por esta vez, estoy de acuerdo con ellos, si la intención de Calderón (si no le doy el título de Presidente es porque yo no voté por él) es vender poco a poco a PEMEX, digamos que NO a la privatización.
Me parece insultante que los gringos tengan más conocimiento de los recursos que hay en nuestro País, que supuestamente los que están al tanto de estos desde el Gobierno; me parece insultante que para enriquecimiento de unos pocos, sigan hundiendo a la gran mayoría de Mexicanos sumidos en la pobreza; me parece insultante que haya alza en los precios (la mentadísima inflación) si tenemos una gran riqueza petrolera; me parece insultante que teniendo tantos recursos sigamos siendo un País "tercermundista" (me repatea el término, pero no se me ocurre otro); y me parece más insultante que no se resuelvan las cosas.
¿Qué necesitamos?, ¿otra Revolución?, ¿volver a la violencia? No lo creo, volverían a tomar el Poder gente enferma del mismo. Se me ocurre que tendremos que seguir el ejemplo de algunas tribus (sí, tribus) donde escogen al más viejo y sabio para que los gobierne, deberíamos buscar entre las Universidades Mexicanas a los maestros más sobresalientes, hacer un Consejo con ellos, y que ellos, con su buen sentido común y sabedores de los derroteros de la vida que sólo la experiencia enseña, nos gobiernen.
Creo que una vez más estoy siendo utópico, pero de verdad me siento frustrado...

lunes, 28 de julio de 2008

La Maldad


"No seas malo", otra frasecita que me hace pensar mucho...según el diccionario mal es lo contrario de bien, (y yo me quedo con la boca abierta ante tanta sabiduría) ¡No me resuelve nada! Yo lo que quiero saber qué es ser malo o malvado; siguiendo la fuente inagotable de sabiduría de los diccionarios, las acciones que por ética, moral y buenas costumbres sean correctas y aceptables se consideran buenas o de bondad, y por ende las contrarias son consideradas las malas.
En una ocasión varios amigos comentábamos que el bien y el mal son relativos, pues depende mucho del punto de vista personal y del alcance de las acciones lo que las convierte en buenas o malas. Poníamos de ejemplo el canibalismo: en la cultura occidental es malo, pero para aquellas tribus que lo practican es bueno, porque así lo considera su creencia; pero creo que este ejemplo es muy extremoso.
Portarse bien o portarse mal depende de cada persona, ¿cuantas veces hemos escuchado en las noticias que un reo recién liberado vuelve a delinquir pasadas sólo 2 horas?, muchas personas pensarán que así ya es la naturaleza de esos individuos, ergo el Sistema de Readaptación Social de los reclusorios sirve para maldita la cosa.
¿Cuándo se elige portarse bien (o mal)?, yo pienso que en la medida de lo que poseemos o no, ejemplo: es más fácil delinquir que trabajar para conseguir las cosas, quitándoselas por la fuerza o por el engaño a quien las tiene, pero eso está mal ¿no?
Educación, pienso que para que vivamos en una sociedad contemporánea lo único que necesitamos es: Educación. Pero educación desde que nacemos, apegados a los valores universales del convivio sin violencia, a realizar cada día el esfuerzo suficiente para obtener lo que nos hará vivir dignamente, colaborando, desde el núcleo familiar, a la armonía de vivir en sociedad; pero abro los ojos a la realidad y me doy cuenta que es una carrera de ratas, donde parece que el que comete más faltas de ortografía es el más popular del barrio; donde el que golpea y bebe más es el más "hombre"; donde "transar" es el medio de subsistencia, ¿no es triste?
He escuchado a mucha gente quejarse del Gobierno, de los Partidos Políticos y de la pobreza que vivimos, pero no aportan ninguna solución y lo que es peor, viven al ritmo de las cavernas, a la ley del más fuerte, deteriorando con cada día de su existencia el espacio donde viven; a lo mejor no soy un buen ejemplo, pero tampoco soy uno malo.

viernes, 25 de julio de 2008

¿Qué es el miedo?


Casi me atrevo a afirmar que todos alguna vez sentimos miedo, generalmente cuando somos niños, pero ¿que es el miedo?...
Nuestras madres son las perfectas protagonistas de este suceso pues nos crean el miedo (según yo), nos hacen sentirnos amenazados por fuerzas o entidades ocultas que nos harán daño, ya sea "El señor del costal", "La mano pachona", "La llorona" y un largo etcétera; pero también creo que sus intenciones son buenas, ya que es su manera de hacernos obedientes y buscar su protección, y algo importante: nos enseñan que rezando podemos alejar todo mal....y creo que es su genuina e ingenua idea de acercarnos a Dios...peeeerooo....
No sé ustedes, pero para mi sentir miedo es un arma de dos filos; te pone a la defensiva haciendote un ser entre valiente y cobarde (un buen amigo me dijo sin pensarlo mucho: "Miedo es la ausencia de Valor"), pero además te hace sentirte tremendamente solo ante lo desconocido.
Debo confesar que de pequeño muchas cosas me daban miedo y con los amigos juntabamos los miedos de todos y nos hacíamos los valientes (aunque por dentro nos sentiamos furiosamente nerviosos, mejor dicho: miedosos) ya que nadie quiere mostrar debilidad.
Entonces, ¿qué es el miedo?: ¿inseguridad?, ¿ignorancia?, ¿arma defensiva? ¿o todo junto?, o tal vez sea sólo "ausencia de valor".
Después viene la madurez y pensamos que sentir miedo es de niños o de cobardes, pero....¿dejamos de sentir miedo?. He escuchado a muchas mujeres decir: "Tengo que aguantar mi situación, pues me da miedo quedarme sola" o "Tengo que ir a trabajar, me da miedo quedarme sin trabajo"...¿entonces?...
Alguien dirá que hay distintos tipos de miedo y ahí es donde yo difiero pues creo que el miedo es uno solo y que se manifiesta de diferentes maneras a lo largo de nuestra vida. De momento creo que hay que ser un poquitín más objetivos y no tenerle miedo a lo desconocido, a lo invisible o a lo que no ha llegado aún a nuestras vidas, después de todo sentir miedo es una mas de nuestras condiciones como seres humanos.....sólo procuremos que no nos gane el miedo....
Saludos

jueves, 24 de julio de 2008

Hancock


Ir a una sala de cine en verdad crea varias emociones encontradas, me gusta mucho ver películas, y verlas en el cine es lo clásico para mi, peeeero....
He de decir que me "engento" con facilidad, no me gusta estar rodeado de personas, si quiero ir al cine tengo que prepararme mentalmente, pero hay situaciones que exceden la lógica.
Por ejemplo: Ayer fui a ver Hancock, que me llamó la atención por los cortos y porque tengo la idea de que si una película está protagonizada por un actor de renombre -en este caso Will Smith- debe ser buena, y no me equivoqué, me gustó me hizo reír y me puso a pensar, en otras palabras la movie cumplió su objetivo: me sustrajo un rato del mundo.
No voy a decir aquí de que trata la película, sólo diré que es divertida, pero sí quiero comentar sobre algunas personas que entraron a la misma función que yo: ¡llevaban niños pequeñitos, de entre uno y tres años!, esto no sería raro en una película para niños, pero no para las de este tipo; además era la última función (la de las 22:00 hrs.), entonces a media película (cuando más atención requiere, puesto que es cuando más interesante se pone) sucedió lo lógico: los niños empezaron a llorar, a inquietarse, a pedir ya irse y los padres a callarlos (sin éxito), resultado: molestia de los demás, voces de. "¡callen a esos niños!" el clásico "SSSSSSSHHHHHHHH" y la consiguiente desatención a la película.
Me pregunto: ¿Que pasa por la cabeza de esas personas que llevan a sus hijos pequeños al cine a horas de la noche, a ver una película que los niños no van a entender? ¿No les dictará el sentido común que no es apropiado y que puede ser hasta riesgoso?.
Entiendo que las personas quieran divertirse en el cine y que algunos no tengan la posibilidad de dejar a sus hijos "encargados" mientras lo hacen, pero si estan de vacaciones, ¿Por qué no acudir más temprano o a películas más acordes a la edad de los pequeños?.
En fin, recomiendo la película para aquellos que les gusta la acción, las risas y la ficción.
Saludos

miércoles, 23 de julio de 2008

Para empezar

Hola a todos, empezaré esta nueva aventura para dar a conocer algunas cosas de interés (para mi, claro está, jajaja) y para conocer y recibir aportaciones de quien así lo desee.

Ya veremos como se desarrolla esto, gracias anticipadas por la aceptación.