Búsqueda personalizada

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Cambios


Los cambios están presentes en cada momento de nuestra existencia, a veces no nos molestan mucho, otras, nos modifican la vida para siempre....o hasta el próximo cambio.
¿Qué habría que considerar para aceptar los cambios que se nos presentan? Se me ocurre que no es muy sano dejar en manos del "destino" todo lo que nos sucede, pienso que por nuestro libre albedrío podemos modificar muchas de las cosas que nos rodean...pero...
Algunos cambios se nos presentan de forma inesperada, suceden cosas que no creíamos posible que ocurrieran, o nos topamos con personas que no esperábamos. ¿Por qué sucede?
Muchos pensaran que es la mano de Dios y que ya todas nuestras vidas están predispuestas a lo que Él ya decidió, yo no estoy muy convencido. Otras personas dirán que todo ocurre por algo y que debemos estar en nuestro sitio, con las personas adecuadas y en el momento preciso...pero, tampoco me convence mucho, porque en ese caso lo fortuito y la casualidad estarían predispuestas y perderían su esencia ¿no?
¿Y dónde se quedan todos esos pequeños detalles que nos modifican el día? (el semáforo en rojo, la llanta ponchada, la fila en el banco, el apagón, etc., etc.), ¿será todo parte de un plan prediseñado? si así es entonces mi vida no es tan mía como yo creía.
Aparte mencionaré a las personas con las que convivimos; de repente un buen amigo te invita a comer, de repente al jefe se le ocurre una tarea extraordinaria, de repente tu hijo no quiere ir a la escuela, de repente tu pareja amanece de mal humor, de repente el bebé del vecino te ensucia la ropa al saludarte, todo esto también modifica tu plan del día y con él todo tu plan de vida.
¿Somos tan dueños de nuestra vida como creemos? ¿O sólo somos un pequeño engrane que DEBE estar en el sitio adecuado, con otros engranes adecuados y a la hora precisa? y además están las decisiones personales: ¿Llevo mi auto o me voy en taxi?, ¿compro el periódico antes de entrar o a la hora del lunch?, ¿hablo por teléfono a las 10 o a las 12? parece mentira, pero todas esas pequeñas decisiones también influyen en cómo transcurrirá el día; ¿cuántas veces cuando ya estamos acostados por la noche nos acordamos que no hicimos algo importante?, en fin, alguno dirá que así es la vida y tendrá toda la razón pero...¿Así queremos que sea nuestra vida?, no olvidar que, a veces, una pequeña e inofensiva palabra nos puede dejar fuera de un trabajo, o fuera de la escuela, o fuera de una relación que creíamos sólida...ojo con el "Destino".
Saludos.

1 comentario:

Norma dijo...

Jajajaja. Definitivamente: ¡OJO CON EL DESTINO!